Edición Nro: 2988

EDITORIAL

La teoría de la relatividad política

Einstein 2.0

La teoría de la relatividad política
Podríamos llamarla la teoría de la relatividad política o teoría de Einstein 2.0. La cosa es más o menos así. 44 desaparecidos en un submarino tapan la realidad de 44 millones de argentinos. Un mapuche muerto en causas dudosas tapa la desaparición de 44 marinos. Una pelotudez de Carrió tapa la muerte del mapuche. En un país donde la vida y la muerte valen un par de puntos de rating no es sencillo poner en valor las causas más nobles de la sociedad. Palabras como paz, orden, soberanía, defensa, libertad, igualdad, fueron mutadas por otras, de otro sentido y otro contexto, tal vez complementarias, pero no supletorias, como inclusión, justicia social, garantismo y progresismo. El papelón del juez que ordena no perseguir a los delincuentes auto denominados mapuches es de un bochorno similar al de los funcionarios explicando que la gendarmería actuó de forma lícita. Balbi explicando la explosión del ARA San Juan parece ser más elocuente. Macri lo mira por TV y Cristina se desencaja de la risa, al punto de volarse los puntos de sutura de su estirada cara de goma.

Si de absurdos se trata, Argentina tiene de todos y para todos. El mismo día que desapareció el submarino, con la consecuente muerte (desaparición) de sus 44 tripulantes para alegría de Nancy Dupláa y otros energúmenos subsidiados por el gobierno anterior, el presidente Macri, sus esposa Awada y su pequeña hija estuvieron a punto de morir en el helicóptero presidencial. Tuvieron que aterrizar de "raje" en un campo y ser trasladados en medio de la oscuridad de la noche por un auto de un vecino de la zona de Chapadmalal hasta la residencia. La muerte de Macri y Awada y Antonia hubiera desatado la algarabía de los "troscos" que rompen sucesivamente el Cabildo, mientras Larreta lo arregla con voluntarios que se anotan para pintarlo. La sátira continua...

Los chinos no nos dieron ni un alfiler para colaborar en la búsqueda internacional del ARA San Juan. Los chinos, que tienen incluso una base militar asentada en el sur de nuestro país (y no para observar estrellas) o que trasladan millones de toneladas de acero en barcos factoría y corrompen la zona de pesca de las 200 millas marinas permanentemente miran para el costado y nadie de nuestro país dice nada. Los americanos ayudan pero no quieren prensa en el muelle. Los rusos mandan un gigantesco avión vacío. Nosotros miramos por TV. La sátira continua...

Cuando en el siglo 22 OPI22 siga emitiendo sus post, vaya uno a saber bajo que formato, probablemente nos adjudiquen la autoría de esta revolucionaria teoría de la relatividad política o Einstein 2.0. Es cuestión de tener salud para verlo.

 

Autor:redacción | 2017-11-28 | Editoriales Anteriores | Compartir: