Edición Nro: 2515

EDITORIAL

El Gato con Botas

La realidad

El Gato con Botas
Argentina es un país gato. No en vano a su presidente lo llaman "gato", porque en la más dura de las acepciones del término, nuestro comportamiento individual es muy similar al que socialmente mostramos. Vivir de los demás, estafando la confianza, gastando más de lo que se gana, vistiéndonos bonitos para la ocasión para impresionar en la imagen y traicionar en el resto del universo, parece ser nuestro sino; destino cruel, de una nación que pudo tener todo y eligió quedarse sin nada.

En Argentina esta palabra tiene una denotación despectiva que se utiliza para llamar a alguien sirviente. A las mujeres que viven a ciertos hombres, que a cambio de una compañía con buenos argumentos anatómicos, son capaces de  mantenerlas, incluso en sus vicios, se las suele llamar también gato.

También se cree que la palabra viene de la jerga de delincuentes "gatillar" es decir, el gato era quien tenía dinero y podía gatillar (invitar) a las vedettes del barrio porteño en Buenos Aires. En los años 90, en las cárceles se empezó a dar otro uso al gato. Dentro de la jerga carcelaria este era quien hacía las tareas básicas como lavar platos o estar al servicio de otro preso De esos años surge el significado que se le da actualmente, que es llamar sirviente a alguien de una forma despectiva. Además, según el diccionario de lunfardo de "TodoTango" (declarado de interés nacional), gato puede significar ladrón nocturno. Allí los significados se vuelven a poner en tensión y para aquellas mujeres que, ganando el espacio del hombre en la intimidad nocturna en una hipotética convivencia de pareja, sangran a sus cónyuges hasta vampirizarlos en todos los ejes, se suele utilizar el mismo término ¿Por qué con Macri entonces?

El cuento parece tener final abierto, aunque podría ser que se lo denomine así en parte por cada cosa de las que dijimos anteriormente. Ahora, si el gato se pone las botas, entonces podríamos tejer otra historia muy distinta, incluso siniestra, como el mismísimo significado del término "botas" en nuestro país. Sin duda este 2019 es un año de inflexión, incluso para los gatos, que a veces se quieren mostrar cercanos y decentes, pero en el fondo siempre supimos que se trataba de otra cosa ¿O no?

Autor:redacción | 2019-03-31 | Editoriales Anteriores | Compartir: