Edición Nro: 130127

EDITORIAL

Política prediluviana

Groucho Marx y el Twitter

Política prediluviana
Nada de lo que se ve se corresponde con estos tiempos. Durán Barba, el adelantado, intenta explicarlo, pero en un mundo de miopes globales es difícil que se vea más allá de las narices de lo inmediato. Los políticos nacionales, provinciales y locales atrasan en el reloj; y por mucho, digamos, un siglo. Respuestas con el cassete puesto, como las de Abud, sobre el ataque a Cambiemos. Timbreos sin convicción como los de Arroyo. Besos a mocosos como los que dio Cristina. Mensajes por Twitter como los que emite el "Cholito" Ciano, son muestras de una política "rácana", sin ideas... macarra le dicen en España. El mundo dando vueltas en torno a mediocres actores que no se enteraron de lo que pasó en la cumbre del G20 de la semana pasada, o que no saben tomar debida nota de ello. Un conglomerado de periodistas adictos que negocian pauta por opinión y que de tanto hacerse los idiotas se convirtieron en idiotas "Rial, a la cabeza de un programa político" es la muestra pura de la estupidez organizada desde los medios, dijo hace escasos días un experto en tecnología de las comunicaciones. Algunas frases de Groucho Marx, atemporales si las hay, vendrían de perilla ante tanta comedia y desatino. Me quedo con una: "estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros".

No es cierto que Groucho Marx tenga la mejor frase del mundo en su lápida (aquello del "disculpen que no me levante" es una leyenda urbana) pero tampoco necesitaba una última gran despedida. 

Nada de lo que se ve se corresponde con estos tiempos. Durán Barba, el adelantado, intenta explicarlo, pero en un mundo de miopes globales es difícil que se vea más allá de las narices de lo inmediato. Los políticos nacionales, provinciales y locales atrasan en el reloj; y por mucho, digamos, un siglo. Respuestas con el cassete puesto, como las de Abud, sobre el ataque a Cambiemos. Timbreos sin convicción como los de Arroyo. Besos a mocosos como los que dio Cristina. Mensajes por Twitter como los que emite el "Cholito" Ciano, son muestras de una política "rácana", sin edeas... macarra le dicen en España. El mundo dando vueltas en torno a mediocres actores que no se enteraron de lo que pasó en la cumbre del G20 de la semana pasada, o que no saben tomar debida nota de ello. Un conglomerado de periodistas adictos que negocian pauta por opinión y que de tanto hacerse los idiotas se convirtieron en idiotas "Rial, a la cabeza de un programa político" es la muestra pura de la estupidez organizada desde los medios, dijo hace escasos días un experto en tecnología de las comunicaciones. Algunas frases de Groucho Marx, atemporales si las hay, vendrían de perilla ante tanta comedia y desatino. Me quedo con una: "estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros".

El genio del gran actor, humorista y escritor no pasa de moda. ¡Lo que hubiera dado de sí en la era de Twitter! 

Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2017-07-16 | Editoriales Anteriores | Compartir: