Edición Nro: 2780

Y soñaba que soñaba

Con más de 1200 muertes registradas en Argentina desde que se inició esta pandemia del COVID-19 y contabilizando cifras muy inferiores a los países vecinos como Chile y Brasil, que tomaron otro tipo de decisiones, nos queda poco para comentar del hecho en sí, vale decir, se agotan las frases. El problema estriba en el día después, ese que nunca llega, parece que nunca va a llegar y está produciendo un fenómeno de acostumbramiento peligroso para aquellas personas que nada tienen y nada pretenden, para aquellas que quieren trabajar y no las dejan, los que iban a estudiar y ahora lo hacen de forma intermitente y por video llamada, los que hacían actividad física o practicaban un deporte y ahora dejaron de hacerlo. Esta nueva normalidad nos acorrala, nos interpela, nos dice la burbuja del presente es muy distinta a la del pasado. Ambas, irreales, nos ponen de cara a un futuro más incierto aún.
Autor:Andrés Maslyk | 2020-06-29

Ojalá por lo menos (un diario íntimo en versión COVID 19)

"Hace un año, tal vez, te hubiera deseado feliz cumpleaños, si no fuese porque el odio que agrandaba la grieta nos dejaba en orillas opuestas. Hoy, con un duelo de pandemia encima, no puedo recordar los rencores que me trajeron hasta acá." Así comenzaba el diario íntimo de una de las personas contagiadas, no importa de qué ni cuando, un día como estos, que se presentaba a la sazón, más especial que otros días. Vivir, dibujar la elipse de una jornada habitual de cuando éramos felices pero lo ignorábamos, como dice Kevin Johansen en "Down With My Baby", es casi imposible. - Sabía que ibas a venir, porque te lo debías a ti mismo -. Entonces, donde quiera que estés cumpliendo tu arresto domiciliario de vida en clave de COVID-19, y si pudieras, trata de ser feliz, al menos este día. Este es tu día.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2020-06-26

Tu último truco

"Todos los acuerdos nocturnos fueron hechos. Entre los novios de satén y sus reinas. Camiones de basura prehistóricos. Tienen la ciudad para ellos mismos". Más o menos así, traducción mediante, rezan las cuatro primeras estrofas de la memorable canción de Dire Straits "Your lastet trick" (Tu último truco), que fue escrita hace más de cuarenta años pero parece haberse inspirado en la pandemia 2019-2020. El autor dice en parte de la letra que no sabe como pasó, pues todo fue muy rápido y sólo puede atribuírselo a él, a su último truco. Pensando luego en analogías, el verdadero autor de este paso de comedia, llamado COVID-19, donde el cincuenta por ciento es cierto y la otra mitad bull shit (o gilipollez como dirían los españoles) el problema real parece ser adivinar qué parte de la historia con la que nos mandan a dormir, cada noche, es creíble. Porque muertos hay, eso es un hecho incontrastable, pero miseria humana, politiquería y bajeza del alma también. Entonces, frente al sound track de Mark Knopfler, es un soplo la vida y cuarenta años no son nada. Así, buscando la cordura, febril la mirada, errante en la sombra, como escribió Wislawa Szymborska, "aún siendo tan diferentes cual dos gotas de agua pura" los hermanos australianos imaginaron el escenario de ausencia: "Sintiéndonos tan desconsolados y despojados, como un borracho cuando entiende finalmente que la botella está vacía y no queda nada".
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2020-06-22

Saramago versión 2020

Se cumplen diez años de la desaparición física de Andrés Saramago, pero su pensamiento, legado en más de 20 obras, constituye una marca de actual vigencia que se pone aún más en tensión en épocas del COVID-19. Hijo de campesinos, José Saramago había nacido en Portugal, en el pueblo de Azinhaga, el 16 de noviembre de 1922. Su entorno marcó, como a casi todos nosotros, su cultura, pero su pensamiento, lúcido y provocador, está latente como nunca: "Es necesario que las mayorías acumulen cosas para que las minorías acumulen capital", dijo y completó alguna vez (1997) con una idea sobre el consumismo: "Vivimos en una sociedad que solo quiere de nosotros que consumamos, no nos pide nada más, ni convicciones, ni capacidad de protesta, ni indignación, no quiere más que tengamos dinero suficiente en el bolsillo para comprar y no tener que pensar". Frente a la cruda realidad actual, donde nada es lo que parece, y la vida se pone en disputa intelectual con la reactivación de la economía, podemos notar que aún tenemos alguna chance de ser humanos, al menos por estas latitudes.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2020-06-18

Cooperación digital y cambios tecnológicos en nuestra vida cotidiana

Nuestra vida cotidiana cambió en casi todos los aspectos. Junto a la cuarentena la conexión se volvió un bien esencial para estar comunicados con nuestros afectos, el ámbito laboral y escolar y en la salud. Sin embargo, la brecha digital sigue marcando desigualdades de posibilidades.
Autor:Redacción | 2020-06-15

Nada queda , nada queda, nada queda...

El legendario tema de Moris "De nada sirve" acaba de cumplir sus primeros cincuenta años de vida. Tema central de su álbum "Treinta minutos de vida", el track inicialmente no era más que otra canción compuesta por Mauricio Birabent; popularmente conocido como Moris, editado por el sello Mandioca en el año 1970 y producido por Jorge Álvarez y Pedro Pujó. La rispidez de la letra y su actualidad podrían compararla con aquel legendario tango "Cambalache", de Discépolo, sólo que escrito unos cuantos años después. Lo cierto es que si el mundo fue y será una porquería, de nada sirve escaparse de uno mismo. En todo caso el Covid-19 nos ha igualado la segunda mano, después de tener parda la primera. Ahora nos queda muy poca cosa y la pandemia canta truco y es mano. Políticos, infectólogos y rockstars están mezclados con Estravisky, Don Bosco y La Mignón. ¿De qué sirven las heladeras, los lavarropas y televisores, coches nuevos y relaciones? Cualquier instante puede ser el último de nuestras vidas, pidiendo aire o esperando la vacuna mundial que no va a llegar, al menos por un tiempo.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2020-06-15

Chromecast 19

Si es cierto que los artefactos tienen política, tal como lo manifestara Langdom Winner ("Do Artifacts Have Politics?",1983) cabe preguntarnos si el COVID 19, en todo caso, un dispositivo ¿natural? de represión social, responde a una intención de hacernos como colectivo, al menos, un tanto diferentes a lo que éramos. Menuda conversión global no puede haber sido dirigida al azar ni haber perpetrado desastres civiles de forma casual. Como el Chromecast, aquel aparato que aprendimos a usar en la cuarentena y se convirtió en un camino de ida para los neófitos que todavía pagamos por los servicios de cable, este virus nos va a poner en tensión con cada acto cotidiano por el que desembolsábamos dinero antes de la pandemia.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2020-06-11

El elogio de la puerta

Si hay algo que abunda por estos días es la sobre actuación. Entonces, si de artilugios del rubro actoral hablamos podemos referir a la exageración de Wiñazky, llorando porque no pudo ver a su sobrina, la estupidez humana de Verónica Lozano haciéndole burla al periodista de TN y a los panelistas de diversos programas tirando del hilo. Nada de eso se puede comparar con el real y legítimo abuso de poder que se siente, exagerado e irremediable, frente a la puerta de un comercio cuando el portero te mira del otro lado y no te deja entrar. Es época de distanciamiento social. Vos pasás, vos esperas. Ahora no. Ahora sí. Puede llover afuera, o hacer frío; nada importa: nos distanciamos mirando como el de adentro, el cliente que ya logró ingresar, no se apura ni se compadece de los que puerteamos. La vida así es una eterna abertura esperando poder ser cruzada, permiso mediante.
Autor:Andrés Maslyk | 2020-06-09

Volver... o no volver

"Vendo una rima, cámbiame el clima. Borra mi jeta de la receta del ganador..." Joaquín Sabina parece haberse adelantado al día después de la pandemia, cuando todos piden volver, si fuera posible, sin la frente marchita. La gente se muestra semi enloquecida y es posible que lo esté un poco. Al fin y al cabo nadie recuerda un encierro colectivo de 90 días a nivel global nunca antes. Es cuando jugar tenis, viajar un fin de semana a la costa, comer sushi en un restó o ir a un recital se asemejan a una utopía, para una mayoritaria clase media que vive en la región del AMBA y que no entiende de límites sanitarios. La otra parte de la sociedad, la que come salteado, recibe planes sociales y organiza picaditos de fútbol en los barrios donde la policía ya no se atreve a entrar, hace tiempo que se desimpuso la cuarentena. Entonces los muertos e infectados de las barriadas pobres aumentan y los periodistas, con cara de estupor, tratan de explicar el fenómeno antes que rija el horario de protección al menor.
Autor:Andrés Maslyk | 2020-05-31

Medioevo 2020

La mayoría de la gente no piensa en la muerte, o al menos, no piensa en su propia muerte. Es dañino para nuestro aparato bio-psico-social. Sin embargo, frente al hecho inexorable de la pandemia del COVID 19 solemos adoptar posiciones extremas: negamos el hecho y pensamos que mágicamente lo vamos a superar o pensamos que la catástrofe nos va a llevar a la tumba a todos. La realidad es que el hombre, desde épocas remotas, se enfrentó a pandemias de alta contagiosidad, circulación viral y afecciones sin solución que lo llevaron a la muerte. El escenario del Corona Virus es mucho menos letal que las epidemias anteriores y tal vez lo que más nos sorprenda es que esto siga sucediendo en el tercer milenio, el de las comunicaciones instantáneas, los viajes hiper veloces, los edificios inteligentes y los mercados virtuales. Existen dos cosas del ser humano que permanecen intactas, desde aquellos tiempos remotos, y son la estupidez y el egoísmo, frente a los episodios en los que sólo se subsiste de forma organizada y sistematizada.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2020-05-29
Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 Siguiente