Edición Nro: 2515

De tu querida presencia

Ernesto Guevara anda por la calle, es un viejito de 91 años que mantiene su postura erguida, a pesar del maltrato de los años y un asma crónica que se niega a dejarlo. Ernesto no murió en La Higuera el 9 de octubre de 1967, ejecutado con cobardía por un soldado boliviano; el que murió es El Che, que nos dejó para dar paso al mito. Ernesto se ríe de ver su cara en remeras y en tatuajes de tilingos conservadores que se dan aire de progres. Ernesto organiza revueltas en el geriátrico, porque la comida es mala y porque ya nadie defiende a los viejos depositados por sus familiares o por la caridad. El Malecón se baña de una brisa marina y Ernesto Camina, rumbo al Floridita, a paso lento porque le toca subir la loma. Hoy cumple años y se va a permitir beber un poco de ron, aunque los doctores le digan que a su edad es un suicidio.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-05-14

El día C

Cristina Fernández regresa al centro de la escena política, esta vez, en la Feria del Libro presentando su nueva producción: "Sinceramente". El título dio para todo tipo de críticas por parte de los detractores de la década K de los doce años de gobierno (2003 - 2015) sumando los cuatro de su marido fallecido Néstor Kichner y los ocho de sus dos mandatos. Claro que lo que viene, sin dudas, no será ni por asomo parecido a lo que fue: el país es otro, la situación económica es mucho más crítica y la sociedad argentina ya no resiste más medidas agravantes hacia las clases más humildes y la clase media.
Autor:redacción | 2019-05-09

Tarde, Mal y Nunca

Los tres hermanos se llamaban Tarde, Mal y Nunca. Una vez, Tarde llegó a una cena familiar y dijo que Mal no podría venir y Nunca llegaría más tarde. Como la gente aguardaba por Mal, Nunca jamás supo si lo esperarían, aún sabiendo de su retraso con aviso. Así, alguna que otra vez, en las inmediaciones de la Casa de Gobierno, Nunca le dijo a Mal que Tarde no podría ser admitido en el salón de los pasos perdidos. Ahora que Tarde, Mal y Nunca se ponen de acuerdo, los demás saben que las miserias pueden caer en ese orden.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-05-07

El habla de la ideología

Qué decimos cuando hablamos. Ya sabemos que las palabras encarcelan, limitan el pensamiento, pero también lo ordenan. Ese límite, el mismo que nos da seguridad, nos condiciona fuertemente, fluctuando entre la libertad y la seguridad. Este razonamiento lo podemos aplicar a la política vernácula, limitada intelectualmente como pocas, con seres que no se animan a crecer, o no saben. Cuando se acercan las fechas de las elecciones asistimos a patéticos cuadros, ahora amplificados en Facebook, Twitter e Instagram. Dios se olvidó de los marplatenses, o si nos recuerda, digamos que no le movemos el amperímetro demasiado. Tal vez la crisis de Sri Lanka o el aumento de la hambruna en África sean más importantes para Él. Lo cierto es que el estado de miseria interior que vivimos parece terminal. Y los cuatro candidatos que miden siguen jugando al gallo ciego.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-05-02

Ese deseo negativo

Su movimiento, sedicioso, te agita, te grita más y más. Sugiere una imagen pero no se alcanza a comprender cuál es. Es la venganza, tal vez, de los derrotados eternos, en peleas de ignominia y descontrol. Ahora, más cerca de lo terrenal, con un alma prosaica en pena, el deseo de la muerte de quien nos hizo daño se hace carne. Eso es la grieta. El amor después del amor; el juramento y el silencio, de un nombre amor que resucita. Como aquella canción de los setenta - ochenta: "somos territorio de violencia, mi pueblo habla, mi pueblo grita". Hoy es el paro, mañana el ajuste. La nafta arriba de cincuenta pesos por litro y los sueldos africanizados. Es la deuda, interna, de un gobierno con su gente, la legítima la que creyó y la que no en un proyecto, a todas luces, fracasado. Veremos en el próximo intento que, FMI y mercados internacionales mediante, parece que este gobierno tendrá en los próximos cuatro años.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-05-01

¿Amarás a tu prójimo?

Los paros marcan fracasos y la Argentina, de paros y fracasos, entiende bastante. El gobierno no se conmueve oor el paro de mañana, pero los más perjudicados, una vez más, son los habitantes de la clase media, perdida y aturdida, que deberán sufrir mutilaciones en sus haberes y en sus derechos, cancelaciones de vuelos de avión y pasajes de micro, aumentos de los alimentos de la canasta básica y el ninguneo de la clase dirigente. Los sindicalistas, claro está, no aman a su prójimo. Los funcionarios de este gobierno, tampoco.
Autor:redacción | 2019-04-30

Extraña regresión

"Cuando el terapeuta lo guiaba hacia su pasado, notó que la angustia se agrandaba en el preciso momento en que un martillazo sobre la sien parecía intentar acabarlo, desde el más allá. Eran los noventa, tal vez, época de groseras inequidades neoliberales y Mauricio intentaba tener algo de notoriedad presidiendo un importante club de fútbol". Este imaginario párrafo de la novela del presidente, esa que en breve más de uno va a querer escribir, cuando no publicar, nos proyecta a un estado de dejavú, en una sociedad que se niega a crecer, como si se tratase de millones de "Piterpanes" todos juntos, en masa, negando lo evidente. Así las cosas, en el país del "No me acuerdo", hoy no se trata de dar dos pasitos y perderse sino de quedar eternamente invisibilizado. La pobreza nos golpea como nunca y desde arriba seguimos viendo sólo lo que dicen las encuestas.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-04-28

Maldiciones de burro no llegan al cielo

"Deseo que se muera, de una vez, por todo lo que me hizo sufrir", se escuchó decir en la mesa del al lado del café. La connotación de la frase englobaba mil posibilidades diferentes, tal vez más. Cada uno sabe a quién le desea la muerte inmediata, si fuera posible, esta misma noche. Todos acumulamos suficiente rencor como para arrogarnos el derecho de pedir una calamidad para el prójimo díscolo, aquel que nos traicionó, estafó, mintió, nos puso cuernos, o simplemente se fue. El tema es que el universo no funciona así; lo que deseamos o no, lo mismo da. La cosa sigue su curso y a la corta o a la larga, la entropía se lleva todo puesto hacia la nada. Los cultores de la grieta, los "progres" y los "chetos", los ofensores y los ofendidos, en el largo plazo, no seremos. Al fin y al cabo, no somos nada.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-04-24

El lunes del día después

La economía que no mejora, en una ciudad que no mejora, con dirigentes que no mejoran, pintan un cuadro gris, si los hay, para una sociedad que se acostumbró a vivir en el fracaso. Apenas un lustro nos separa de los debates académicos sobre la planificación urbanística y la economía del conocimiento. Hoy, a todas luces mucho más atrasados que en 2014, asistimos a vergonzosos parches de gobierno vestidos de plan, con dirigentes mediocres atornillados a sus sillas y opositores que evalúan el costo beneficio de hablar antes cada desatino de la gestión. Esto es el cambio, un cambio que en la sociedad se dio para peor y que nada hace predecir que vaya a revertir tendencia después de las elecciones.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-04-22

Gloria

Hace muchos años al sábado de Pascua de lo denominaba "Sábado de Gloria", que junto con el "Domingo de Resurrección" culminaban las festividades de la Pascua de los cristiano. La realidad actual, un tanto difusa con las religiones, interpreta la gloria con otros conceptos y por lo tanto la gloria queda para otras cosas. Por caso, los cuadernos Gloria que denunciaban la corrupción en la obra pública e involucraban a funcionarios del gobierno anterior con empresarios de Argentina, ahora arrepentidos, parecen ser una liturgia un tanto más actual y menos narrativa, aunque nunca se sabe.
Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-04-21
Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 Siguiente