Edición Nro: 2516

Ciencias

Los médicos han utilizado un trozo de costilla para unir su columna y su cabeza

Jaxon Taylor, de 16 meses, sufrió una «decapitación interna» en septiembre. Los médicos han logrado salvarle después de una operación de seis horas.

Los médicos le han vuelto a unir la cabeza a la columna vertebral después de que sufriera una «decapitación interna».
La triste historia de Jaxon comenzó el pasado 15 de septiembre cuando iba en un coche junto a sus padres y su hermana (de nueve años). Tal y como ha explicado su madre en varias entrevistas publicadas en YouTube, la familia estaba realizando un viaje cuando, cerca de la ciudad australiana de Brisbane, quedaron cegados por una nube de polvo. Acto seguido, un vehículo impactó contra el suyo. La colisión fue increíble y todos los airbags se abrieron.

Instantáneamente, sus padres salieron del coche para corroborar que sus pequeños estaban bien. Desgraciadamente, no era así. Su hija estaba inconsciente y Jaxon había sufrido una «decapitación interna», una lesión a la que pocos sobreviven y que se produce cuando la columna se separa de la cabeza y esta solo queda sujeta por los músculos. Una vez que llegaron los servicios de emergencias, el todavía bebé fue trasladado al hospital más cercano, donde -según se informó a sus progenitores- sería tratado por uno de los mayores expertos en cirugía de la comuna: Geoff Askin.

A pesar de que ningún pequeño suele sobrevivir a esta dolencia (no tampoco a la operación, tras la no pueden volver a caminar), Jaxon fue sometido hace poco a la operación. Esta duró seis horas y, en la misma, los médicos utilizaron un trozo de sus costillas para volver a juntar sus vértebras. El resultado no pudo ser mejor pues, tal y como se explica en el vídeo de YouTube, el bebé podrá volver a caminar y tendrá una vida perfectamente normal. Tan solo tendrá que llevar durante unos meses una estructura metálica que terminará de fijar su cabeza. Sin duda, un milagro. 

Autor: Redacción | 2015-10-12 02:31:00 | Compartir:

Videos