Edición Nro: 31922

Deportes

Otro domingo de "ruina española"

Hamilton acosa a Vettel

Hamilton acosa a Vettel Lewis Hamilton, rey en casa, su Silverstone. Ganó por quinta vez el Gran Premio de Inglaterra, gobernando el domingo de principio a fin. Golpe rotundo, con bonus extra en forma de tremendo mordisco en la general a Sebastian Vettel, todavía líder pero con una raquítica ventaja de un sólo punto. Su pinchazo en las últimas vueltas le expulsó del podio, sólo pudiendo llegar séptimo. Nuevo abandono de Alonso e incidente de Sainz con su compañero.

Había entrado al cajón gracias al problema que también sufrió su compañero, Kimi Raikkonen, con otro reventón unos segundos antes. Las gomas traicionaron a los Ferrari. Hamilton acaricia ya a Vettel, capaz de adelantarle en dos semanas en Budapest, la carrera que cierra el Mundial antes del parón veraniego. La redonda operación en Silverstone cuadró para Hamilton gracias a la labor de su equipo, con Valtteri Bottas, su compañero, que durante muchas vueltas tapó al líder del Mundial, obligado a forzar al máximo su conducción, su mecánica y también sus Pirelli. El finlandés de Mercedes peleó con rabia por defender la tercera plaza. Y al final fue segundo por la desgracia de los coches rojos.Los monoplazas de Mercedes mandaron en el trazado británico durante todo el fin se semana.

Con los Ferrari en forma, se promete un segundo tramo del campeonato interesante, en pelea abierta por el título al fin, tras años de dictadura de Mercedes. El trajín de las últimas vueltas animó un mediodía de cielo gris, ritmo imparable de Hamilton y algunas peleas emocionantes por detrás, como la de Vettel en el arranque con Verstappen o la de algunas parejas de equipo. Los dos Force India (Pérez y Ocon), los coches color helado de fresa, volvieron a sacarse las uñas, los chicos de Sauber también se dijeron cositas por radio y, antes, los de Toro Rosso acabaron en la tierra.Ese duelo arruinó a Carlos Sainz en la primera vuelta, sin tiempo para nada.

Tras superar en la salida a Danii Kvyat, el ruso se tiró por fuera para adelantarle, muy agresivo, sin medir. Pisó fuera del asfalto, perdió el control y chocó con su socio madrileño. Una semana antes fue Fernando Alonso su víctima, en Austria. Al ruso le cayó una nueva sanción de la FIA y la bronca de Sainz: Decirle que ha hecho un buen trabajo, dijo por la radio interna, forzando la ironía. El español enlaza dos abandonos seguidos, tres en las últimas cuatro carreras. Mal momento el suyo en Toro Rosso, sin suerte con ese coche casi siempre con problemas técnicos y apercibido por sus superiores, molestos por sus intenciones de buscar otro equipo el próximo año.A Fernando Alonso tampoco le fue bien en Silverstone. Abandonó otra vez y van siete esta temporada en nueve grandes premios. Partió desde la última posición y escaló lo que pudo hasta que su motor, esa maldición que le ha caído, dijo basta: No power, resumió el asturiano y se marchó hacia boxes, más resignado que triste. 

Autor: Redacción | 2017-07-16 15:01:00 | Compartir: