Edición Nro: 2213

Publicidad

Para más información sobre cómo publicitar en nuestro portar debe contactarnos a:


Sandra Paracha

Departamento Comercial Opinion 22

comercial@opinion22.com.ar
Tel. 223 489 3213
Cel. 223 155 117114

EDITORIAL

Anda desubicado

Sería muy edificante para esta alicaída sociedad marplatense que los dirigentes se comportasen de forma respetuosa de la ley en sus funciones y cuando, fuera de ellas, se mueven como ciudadanos por esta urbe. El caso de Guillermo "Guillermito" Arroyo, el hijo del intendente, a la sazón concejal, con un sueldo más que abultado y las mieles del poder que lo rodean, es más que emblemático. En el partido de Aldosivi - Boca, el Domingo por la noche, se lo vio con una capucha, fumando en la platea techada alta y ocupando un espacio prohibido durante el encuentro, como lo son las escaleras de acceso a las plateas y los pasillos. Claro que las normas municipales parecen estar vigentes sólo para los ciudadanos comunes, vale decir, no iluminados por el poder. Para muestra basta una pequeña actitud: un tipo que puede ignorar e incumplir normas que le exige a otro ciudadano no puede tener nada bueno detrás. Es así de duro y conceptual: se es o no se es respetuoso de la ley. Guillermito no la respeta. Su padre, creemos desde está editorial, tampoco.