Edición Nro: 3046

EDITORIAL

El primer día todos cerquita del rancho

La muni estaba llena

El primer día todos cerquita del rancho
Y la muni estaba llena, este 2 de enero, a la saz√≥n, el primer d√≠a h√°bil del a√Īo. En lo que queda de la SEM (Secretar√≠a de Educaci√≥n Municipal) la Subsecretaria Susana Rivero tomaba un caf√© entre las cajas armadas con un letrero que dec√≠a "Sin atenci√≥n, estamos de mudanza". En los alrededores del palacio municipal, el ca√≠do en desgracia Ricardo De Rosa saboreaba un caf√© en la Fonte, con bermudas y remera de marinero. Cholito Ciano, muy delgado, llamativamente despierto, compraba un caf√© para llevar con una medialuna. Los dem√°s, como en la colimba, al pedo pero temprano, rondaban oficinas. Arroyo y la primera metida de pata del a√Īo, con su machista y retr√≥grado comentario, marcaba el punto de partida del √ļltimo a√Īo de su (no) gesti√≥n.

Ahora los funcionarios tienen la comezón del baile de la silla. Sienten que si se para la música perderán la propia, y en un ir y venir de papeles se quedarán sin sueldo, dietas y privilegios. El equipo municipal de gestión, ese que decidió los recortes en los sectores escenciales pero no sacrificó ni un gramo de su planta política, estaba presente en su conjunto en una municipalidad derruida.

Se siente a lo lejos el ruido del rebenque de la provincia. Truena un escarmiento que no va a traer nada mejor que lo que tenemos, pero seguramente sí algún que otro cambio. Hay que sentarse y esperar. Esto se resolverá más rápido de lo que parece.

Marche otro café... sin azucar. Hay que cuidarse de todos lados en este 2018.

Autor:redacción | 2018-01-02 | Editoriales Anteriores | Compartir: