Edición Nro: 3129

EDITORIAL

Lo duro y lo blando

Alberto hace equilibrio

Lo duro y lo blando
Alberto Fernández hace equilibrio luego de su anodino paso por México. Ahora, en la inauguración del 139º período de sesiones del Congreso, definió un modelo con guiños y críticas a diferentes sectores del poder económico. En su discurso, el Presidente ponderó a la industria y a la construcción, aliados en la recuperación, y al campo que agrega valor y aceptó negociar con el Gobierno. Duro con telcos y prestadoras de gas y luz.

Alberto cree (no sabemos si lo hace con sinceridad) que “la industria tiene una recuperación notable” y la elogió como “fuertemente multiplicadora de la actividad económica”. Desde el inicio de su campaña presidencial, Fernández se apoyó en esos sectores, los más abandonados por la gestión Cambiemos, para construir su modelo. Y armó un gabinete con ministros (el caso más fuerte es el de Matías Kulfas) y secretarios del riñón fabril. Ya en el poder, tomó al presidente de la Unión Industrial (UIA), Miguel Acevedo, como interlocutor con sectores de poder y hombre constante en su mesa de debate con el poder económico. En esta línea, buena parte de la información que se volcó en el Congreso partió de diferentes ministerios económicos, entre ellos, Desarrollo Productivo.


Si el modelo económico se midiera en pilares, la industria sería el primero; el segundo, la construcción. En su texto, Fernández señaló que “la Obra Pública ha sido prioritaria y lo será más aún en 2021. Al inicio de nuestra gestión encontramos el 70 por ciento de las obras paralizadas. Reactivamos 270 obras públicas sin favoritismos ni exclusiones porque creemos en la Argentina Unida”. Y agregó que “estas obras pueden observarse y controlarse en la web porque llevamos adelante una gestión de cara a la gente y abierta a la participación ciudadana”.

Como todo, desde que comenzó este mandato presidencial, lo discursivo va por un andarivel y la realidad va por otra. Solo el tiempo dirá si las convicciones hoy puestas en el tapete al inaugurar las sesiones eran ciertas. Lo cierto es que este año se le define buena parte de su proyecto personal y el destino global de todos nosotros.

Por nuestro bien, y el suyo, esperemos que le vaya mejor que en 2020. 

Autor:redacción | 2021-03-01 | Editoriales Anteriores | Compartir: