Edición Nro: 3129

EDITORIAL

El día de la derrota

14 de junio de 1982

El día de la derrota
Treinta y nueve a√Īos despu√©s del d√≠a m√°s desgraciado para la moral argentina nos encontramos perdiendo otra batalla por goleada: la de la salud y el bienestar de millones de argentinos. El 14 de junio de 1982 se produjo la rendici√≥n argentina ante el Reino Unido en las Malvinas que puso fin a la guerra por aquel archipi√©lago. La misma dur√≥ 74 d√≠as y murieron 649 argentinos que lucharon con coraje y honor. Todo ocurri√≥ ese d√≠a de Junio de 1982, en pleno desarrollo del mundial de Espa√Īa, con una sociedad dividida entre los cables de guerra y los resultados de los partidos. Barrer abajo de la alfombra no nos hace menos responsables de aquel gazapo nacional en el que militares y civiles apostaron por la opci√≥n incorrecta, para luego deshacerse de responsabilidades y culpar a los dem√°s. El resultado catastr√≥fico produjo nuevos horizontes y la apertura democr√°tica de la que hoy somos integrantes. Muchos murieron, pero muchos m√°s cayeron despu√©s, fruto del olvido y la desidia de la patria que les dio las espalda. Todos sumados no son ni la vig√©sima parte de los que hemos perdido en la guerra contra el COVID. Todas las muertes valen uno y son en s√≠ misma una tragedia. Argentina se explica por lo f√ļnebre, lo criminal y estos dos polos del im√°n del desastre dicen lo mismo: desprolijidad, improvisaci√≥n y corrupci√≥n en el gobierno, con muertes de inocentes como resultado.

El 14 de junio de 1982 el comandante de las fuerzas terrestres británicas Jeremy Moore aceptó la rendición del general argentino Mario Benjamín Menéndez; ambos bandos declararon un cese de las hostilidades.?

Los británicos condicionaron la entrega de los prisioneros argentinos a un cese total de las hostilidades por parte de la Argentina.?

Con la última línea de defensa en el combate del Monte Tumbledown abrió una brecha y la defensa argentina de Puerto Argentino/Stanley empezó a desfallecer. Por la mañana oscura, un jefe de compañía se perdió y sus subalternos se desanimaron. El soldado conscripto Santiago Carrizo del Regimiento de Infantería 3 describió como el comandante ordenó a un pelotón tomar posiciones arriba de las casas y "si un Kelper resiste, le dispara", pero la compañía desobedeció la orden del comandante sin abrir fuego contra los pobladores.?


El 14 de junio a la mañana, Mario Benjamín Menéndez, al igual que Oscar Jofre, concluyó que las fuerzas argentinas no tenían más posibilidades y que la continuación de la resistencia solo produciría más bajas. El gobernador de las islas se puso en contacto con la Junta Militar para advertir de la inminente caída de la guarnición argentina, al tiempo que manifestó la devastadora situación de las fuerzas argentinas y sugirió que la Argentina obedeciera la Resolución 502. Leopoldo Fortunato Galtieri desechó totalmente la idea de rendirse y ordenó contraatacar con el Regimiento de Infantería 3 y el Regimiento de Infantería 25.4?5?
El presidente de facto de la Argentina y comandante en jefe del Ejército Argentino, teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, ordenó al general de brigada Menéndez:6

@ No firmar ningún documento;
@ No hablar de rendición ni capitulación sino en términos de evacuación y retiro de tropas

@Tratar que cada hombre regresara con su uniforme y armamento individual


@El eventual compromiso debía ser en términos de compromiso de honor.
Rendición


La tarde del 14 de junio de 1982, el comandante conjunto Malvinas, general de brigada Mario Benjamín Menéndez, convino la rendición con el comandante de las fuerzas terrestres británicas, mayor general Jeremy Moore;? y firmaron el documento de la rendición el 14 de junio a las 23:59 horas.?

Los plazos del documento de rendición fueron ligeramente cambiados luego de la negociación del general Menéndez. La frase la rendición incondicional fue reemplazada por el término rendición. A los argentinos se les concedió:

@Las unidades argentinas retendrán sus banderas.
@Las unidades quedarán bajo control de sus oficiales.
@La ceremonia de rendición será privada (no pública).
@Los oficiales argentinos conservarán sus armas de mano.
@El punto final sobre la devolución de los 11.313 prisioneros de guerra en sus barcos no fue aceptada y 4167 de ellos fueron repatriados a la Argentina en el transatlántico Canberra. 

Documento de rendición

Telegrama de Moore General que informa la rendición argentina.
En la firma del cese al fuego estuvieron presentes:

Capitán de navío Melbourne Hussey, Armada Argentina (traductor).
General de brigada Mario Benjamín Menéndez Ejército Argentino
Vicecomodoro Carlos Bloomer-Reeve, Fuerza Aérea Argentina
Vicecomodoro Eugenio J Miari, Fuerza Aérea Argentina, asesor legal argentino.
Capitán Rod Bell, Royal Marines
Lugarteniente-Coronel Geoff Campo, Ingenieros Reales
Coronel Brian Pennicott, Artillería Real
Teniente general Jeremy Moore, Marines Reales
Coronel Reid, Servicio Aéreo Especial
Coronel Tom Seccombe, Marines Reales
Sargento Glenn Harwood Señales Reales
Equipamiento argentino confiscado

Pila de armas argentinas descartadas en Puerto Argentino.
Las cantidades son aproximadas:

100 camiones Mercedes-Benz MB 1112/13/14
20 Unimogs
50 vehículos 4x4 Mercedes-Benz G-Clase
12 vehículos Panhard 90mm
1 lanzador SAM Roland
7 lanzadores SAM Tigercats
1 lanzador improvisado Exocet
3 pistolas CITER 155mm #L33
10 cañones Oto Melara 105mm
15 cañones Oerlikon 35 mm y 15 cañones gemelos Rheinmetall 20 mm
20 pistolas Hispania Suiza 30 mm
1 radar móvil TPS-43 3D de búsqueda aérea
1 radar móvil TPS-44 búsqueda aérea
5 radar Skyguard FC plus, 1 radar Super Fledermaus FC y varios radares de control del fuego
MANPADS (Sistema de Defensa Aérea Móvil) SAM-7
14 helicópteros (2 Agusta Un109, 2 Campana 212, 8 UH-1H, 1 Chinook y 1 Puma)
10 aviones FMA IA 58 Pucará
1 avión Aermacchi MB-339
1 patrullero de Guardia de Costa argentina GC82 Islas Malvinas rebautizado HMS Bahía de Tigre
11000 fusiles.
4 millones de municiones calibre 7.62
11000 municiones de 105mm


Algunos de los equipos fueron inutilizados por personal argentino antes de la rendición.

Luego del conflicto, las Fuerzas Armadas crearon una Comisión de Análisis y Evaluación de las Responsabilidades en el Conflicto del Atlántico Sur (CAERCAS), más conocido como Informe Rattenbach, por destacarse en la escritura el militar argentino Benjamín Rattenbach. La comisión estuvo reunida después de la guerra para investigar las causas de derrota.? Recomendó penas serias para algunos de los oficiales a cargo, pero su influencia sobre el juicio posterior fue prácticamente nula.

Autor:redacción | 2021-06-14 | Editoriales Anteriores | Compartir: