Edición Nro: 3046

EDITORIAL

El voto ladrillo

Ser el primero no es lo importante

El voto ladrillo
Evidentemente que en la vida, ser el primero no es lo m√°s importante. Tal vez, ni siquiera lo sea ser el √ļltimo. Como sea, Opini√≥n22 public√≥ una nota, all√° por diciembre de 2015, en la que, an√°lisis pol√≠tico mediante, dec√≠a lo que iba a suceder en 2016, cosa que se cumpli√≥ en el 100 % y lo que suceder√≠a en 2017. Ya se sabe que en un gobierno de cuatro a√Īos el primero es ajuste, el segundo de seducci√≥n, cuando se viene la elecci√≥n legislativa, el tercero para hacer los retoques pol√≠ticos importantes y el cuarto es o bien para pensar en la reelecci√≥n o para los homenajes y las despedidas. Este segundo a√Īo nos encuentra en la seducci√≥n del "voto ladrillo", ese que nos permite mirar el pa√≠s y ver que hay obras en marcha y que no se est√°n afanando el dinero (l√©ase Fundaci√≥n Sue√Īos Compartidos, los bolsos de L√≥pez, De Vido, etc.) y que un pa√≠s distinto es posible. En todo caso, el gobierno pretende que puntuemos con un visto bueno aquello que es normal: cumplir con un plan previo y promesas de campa√Īa.

Si Argentina es el conjunto de la política de Macri, Mar del Plata es la intersección del ser y no ser. Muchas obras están en marcha, vienen otras tantas, pero la ciudad no termina de despegar. Intereses espúrios y luchas estériles por el poder nos impiden ver lo que se avanzó y lo que falta. El gobierno actual, con poca cintura para el diálogo y flojos canales de comunicación, no sabe, no quiere o no puede cambiar, aunque el cambio, paradójicamente, se ve en las oficinas municipales, desde adentro. Aunque muy pocos se animen a confesarlo hoy por hoy el personal rinde más que en el gobierno de Pulti, la economía está más saneada y la actividad municipal, retención mediante, se va encaminando. 

La guerra sindical, los movimientos sociales y barriales, los fomentistas y los PEBO´s (empleados contratados por Plan de Acción Barrial) se van "domesticando" al accionar de un gobierno que late al ritmo del gobierno provincial y que, sin seducir, comienza a entender de qué se trata.

En todo caso, el "voto ladrillo" en caso de ser positivo, les garantizará el respaldo necesario para seguir adelante dos años más y, por qué no, pensar en un segundo mandato.

Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2017-05-17 | Editoriales Anteriores | Compartir: