Edición Nro: 3046

EDITORIAL

Todos tenemos un mal nacido cerca

Federico Sasso, borracho asesino al volante

Todos tenemos un mal nacido cerca
Un borracho asesino, nene bien, que vivi√≥ de "hijo" toda su vida y tuneaba su "cl√≠o" mat√≥ despiadadamente a Luc√≠a Bernaola, este fin de semana, en la curva del Cabo Corrientes. Pudo haber matado a 7 m√°s, a los que s√≥lo hiri√≥, por esas cosas de la vida. Hasta ac√° la cr√≥nica. Lo real, es que malnacidos como este mocoso, con padres irresponsables que financian el "tuneado" de sus "autos de mierda" que circulan por la ciudad, hay cientos. Chetito de colegio privado, borrach√≠n de previas de cuarta, que se piensan que son impunes en la sociedad, no son m√°s que hijos de familias que viven esquivando la ley. Incentivan que sus hijos hagan picadas por Juan B. Justo los jueves por la noche, vayan a la "Roto" de Playa Grande o tengan grupos de Whatsapp en los que se informan de los lugares de los controles de tr√°nsito, a expensas de otros "pibitos" mal nacidos que entregan la informaci√≥n desde adentro mismo del cuerpo de tr√°nsito. As√≠ de prodrido est√° todo. Ahora Federico Sasso es el degenerado; pero hay muchos m√°s, hay una familia, vecinos que callan, amigos, mec√°nicos que arreglan y desarreglan los autos antes y despu√©s de la VTV. Es una mafia urbana, con "glamour chetito" mezcla de hamburguesa del Auto Mac de Playa grande y bidones de alcohol de porquer√≠a que acarrean en los ba√ļles. La ley, lenta, una vez m√°s, los corre bien de atr√°s. Y nunca los alcanza.

Un borracho asesino, nene bien, que vivió de "hijo" toda su vida y tuneaba su "clío" mató despiadadamente a Lucía Bernaola, este fin de semana, en la curva del Cabo Corrientes. Pudo haber matado a 7 más, a los que sólo hirió, por esas cosas de la vida. Hasta acá la crónica. Lo real, es que malnacidos como este mocoso, con padres irresponsables que financian el "tuneado" de sus "autos de mierda" que circulan por la ciudad, hay cientos. Chetito de colegio privado, borrachín de previas de cuarta, que se piensan que son impunes en la sociedad, no son más que hijos de familias que viven esquivando la ley. Incentivan que sus hijos hagan picadas por Juan B. Justo los jueves por la noche, vayan a la "Roto" de Playa Grande o tengan grupos de Whatsapp en los que se informan de los lugares de los controles de tránsito, a expensas de otros "pibitos" mal nacidos que entregan la información desde adentro mismo del cuerpo de tránsito. Así de prodrido está todo. Ahora Federico Sasso es el degenerado; pero hay muchos más, hay una familia, vecinos que callan, amigos, mecánicos que arreglan y desarreglan los autos antes y después de la VTV. Es una mafia urbana, con "glamour chetito" mezcla de hamburguesa del Auto Mac de Playa grande y bidones de alcohol de porquería que acarrean en los baúles. La ley, lenta, una vez más, los corre bien de atrás. Y nunca los alcanza. 

Autor:red | 2017-06-05 | Editoriales Anteriores | Compartir: