Edición Nro: 3127

Educación La Ciudad

La Secretaria de Educación en su peor momento

Vergüenza y descontrol

Vergüenza y descontrol Varios portales y medios de información se hacen eco por estos días de la falta de acción y decisiones en Secretaría de Educación Municipal (SEM). La Secretaria Crovetto, tal vez la mayor vergüenza del intendente Arroyo no solo es incapaz sino que muestra mala intención y desprecio por los funcionarios y personal dependiente. OPI22 denunció esto ya en enero de 2016 pero como en ese momento las escuelas estaban de vacaciones tuvo poca repercusión.

Todo el gabinete de Arroyo estaba advertido de esta situación. El Secretario de Gobierno, Néstor Vicente, se negó a recibir a funcionarios de la Secretaría de Educación Municipal en Enero, Febrero y Marzo de 2016. Dichos funcionarios le llevaban planteos concretos del desastre que se estaba cometiendo en Educación y que, finalmente, eclosionó en estos días. El intendente Arroyo también se negó a recibir a estos funcionarios. Su secretario privado repartió excusas y sinsentidos hasta que, finalmente, cortó la comunicación.

Ana María Crovetto, amiga de larga data de Arroyo, era inspectora de la escuela donde el intendente era director. En aquellos años le permitió "acomodar" en un puesto que no le correspondía en Provincia a su ahora esposa y Subsecretaria de Educación, Susana Rivero. Tiempo después, esa devolución de favores fue la catapulta que puso a Crovetto como máximo referente de la Educación Municipal. Claro que ser amiga de Arroyo no le garantizaba ningún conocimiento de la problemática del sistema educativo municipal (el segundo más grande del país). De bochorno en bochorno, de arbitrariedad en arbitrariedad, fue maltratando al equipo y colaboradores de la SEM, a las Directoras de las Escuelas, a los docentes que tuvieron el sinsabor de conocerla y a todos en general.

Provocó la pérdida de puestos de trabajo, falta de bancos en muchas escuelas, mala asignación de recursos en otras y una merma de más del 60 % en la matrícula de Formación Profesional y el ahora inexistente PEBA. 

La comunidad educatica en general pide su renuncia y ella, con gestos típicos de la dictadura, se abroquela en su despacho, le quita el picaporte del lado de afuera a su oficina, para que nadie pueda entrar, y se traslada escoltada por policías comunales a las dependencias en las que debe concurrir.

Tal vez, por estas horas, poco y nada quede de su absurdo poder y escaso talento. OPINION22 fue el primer medio en toda la ciudad en denunciar este tema y fue negado y "ninguneado" por los medios egemónicos en virtud de otros intereses del tablero que se estaban dispuntando. Total, solo se trata de la educación de nuestros hijos y eso le importa muy poco a la gran mayoría de la clase dirigente y, por qué no, de toda la sociedad.

La cadena de responsabilidad de las pésimas decisiones tomadas en educación le cabe a Crovetto, la Secretaria, Vicente, Secretario de Gobierno y al mismísimo Arroyo. Oficialmente estaban enterados de estos problemas subyacentes desde enero de 2016 por el aporte de documentos que omitieron tratar maliciosamente ¿Será tan fuerte el tema como para producir una renuncia en cadena de todos estos funcionarios por mal desempeño?

 

 

Autor: redacción | 2016-04-08 07:55:00 | Compartir: